sábado, 20 de enero de 2018

Una expresión de carácter universal

Si hay una palabra que sirve para definir un montón de situaciones existenciales, y que poco tiene que ver con el significado literal que encontramos en cualquier diccionario, esa es sin duda "mierda". Ya sea en exclamación, en interrogación o en lenguaje coloquial, la usamos frecuentemente, no digo ya en español, sino en cualquier idioma; y aunque suele referirse siempre a algo que no resulta muy agradable, por supuesto no tiene por qué ser algo escatológico ni mucho menos.

Sin embargo, hay un momento en que todos usamos esta palabra que es bastante grosera, pero que resume muy bien nuestro estado de ánimo, y es cuando cometemos un error que nos hace quedar en ridículo. Sí, esas situaciones se convierten en un marrón para el que las sufre, pero oye, aquellos que las observan no lo pueden pasar mejor, y se pegan unas risas auténticas que a veces no son muy apropiadas al momento, pero que no se pueden evitar. Y para el sufridor, parece que hacer la exclamación con la palabra es cuestión, es como dar la salida a que los demás se descojonen con su desgracia.


A pesar de su feo nombre, este blog es de humor, porque nunca se te olvide que, mientras tú dices "¡mierda!", otros se lo pasan de fábula gracias a la desgracia que sin duda está a punto de sucederte. Y por eso, siempre es mejor que le pasen a los demás, porque el ser humano tiene la capacidad de reírse de sí mismo, pero es mucho mejor cuando te puedes reír de otros, jeje. Y por suerte, internet está lleno de esas situaciones, unas veces muy evidentes, pero otras no tanto.

Para mí, estas últimas ocasiones son las mejores, cuando uno intenta disimular su torpeza, idiotez o desastre, pero o bien no puede engañar al público, o simplemente algo fuera de su alcance lo delata. Mi madre siempre decía que tenía una vena cruel que me hacía reírme de las desgracias ajenas; pero qué queréis que os diga; es algo que no puedo evitar, y no me hace sentir demasiado culpable porque estoy seguro que la gran mayoría de la población mundial hace lo mismo, o no existirían ni tendrían tanto éxito esos programas de vídeos caseros que demuestran las tonterías que hacemos los humanos.

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, pero yo pienso, visto lo visto, que somos capaces de tropezar muchas más veces. Y no sólo con nuestras mismas piedras, sino además con las ajenas. Y gracias a dios por ello, o el humor no formaría parte de nuestras vidas, y eso sí que sería una pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario